lunes, 19 de febrero de 2018

Cartilla Sextina 10


Sextina de las preces

Es una espina tórrida en el pulso
lo que me solivianta al ver tus piernas;
persigo como autómata los pasos
que sueles propagar con digno porte.
Relámpagos castaños en tu pelo
me inducen a incluirte entre mis preces.

Eres deidad de mis votivas preces,
al escoltarte se me abulta el pulso
y la brisa se ufana de tu pelo
tornándose en espejo de tus piernas.
Me arrodillo y avanzo ante ese porte
como un faquir, clavándome tus pasos.

Ante mí, un archipiélago de pasos
trastoca la sintaxis de mis preces;
se congratula el mar con tanto porte
y siento como arañas en el pulso.
Soy orden mendicante de tus piernas,
el indigente que te roba un pelo.

Hay un brillo aromático en tu pelo
de pétalos mordidos. Sigo pasos
que me guían al mar a ver tus piernas
y a abrazarlas rodeándolas de preces,
pues tal honor me lo he ganado a pulso
al bienquerer tu transparente porte.

Le sienta bien a mi aflicción el porte
peligroso, tan tuyo. Rostro y pelo
¿qué culpa tienen ellos de este pulso
que identifica sin errar tus pasos?
Junto mis manos, te dirijo preces
para reverenciar tus magnas piernas.

Con unción te descifro, tienes piernas
que endomingan caminos con su porte.
Vivo ante ti tartamudeando preces.
En vez de plumas opto por tu pelo
como pendón visible de tus pasos
que con su ondeo me trastorna el pulso.

Si mi pulso congenia con tus piernas
se debe a que tus pasos tienen porte
y a que a tu pelo extiéndense mis preces.

martes, 23 de enero de 2018

Ojos de Pacún 2




º
brillo jocundo
dos corazones rotos
son infinitos

º
luz en sus ojos
cristal que no se quiebra:
lo oscuro alumbra

º
 señal de dicha
alegría de espada
en sus pupilas

º
Ishtar, estrella:
astro que es una patria,
Ester, lucero

º
Soles gemelos:
¿son dos contrarios rostros?
No. Es la misma.

º
como tornados
en sueños siempre:
ojos de pacún tersos

º
cuando era niño
aunque nunca te hallaba
eras y estabas

º
dardos y daga
los ojos de tu sangre
siempre benignos

º
ojos ardientes
estirpe de astros
alba y ocaso

º
Ester María
manantial despiadado
rayo benigno



miércoles, 3 de enero de 2018

Vericuentos 16 (La frase del día)



Tengo un programa de radio. Más bien un segmento dentro de un noticiero que se llama La frase del día. Los productores de la estación me contrataron para transmitir una frase motivacional diariamente, justo después de los comentarios deportivos. No es fácil. Aunque mi intervención es de sólo un minuto, debo ser inspirador y conciso durante esos segundos cruciales. Hay que tener en cuenta que los patrocinadores de mi tiempo al aire venden cursos de autoayuda y superación personal. Hoy, sin ir más lejos, he sintetizado todo un credo, casi un dogma en un solo enunciado. Se trata de la "Teoría de la Propina" del catalán Josep Plà. La he resumido así:

Si el día de hoy no te ocurre una desgracia, es una propina que te da la vida.  

Se debe adiestrar el alma para que espere siempre lo peor. Por ejemplo, si al ir al trabajo y cruzar la calle no te arrolla un vehículo, considéralo una propina. Si al aguardar en la parada del autobús no te mea un perro callejero, sin duda es una propina de la vida. Si tras correr para alcanzar el atiborrado transporte no te da un infarto, doble propina. Si vas al cajero automático y tu tarjeta no es tragada por la máquina, propina otra vez. Si por ventura naciste hombre o mujer y no en forma de musgo o germen patógeno, da las gracias. Todo aquello que no te resulte adverso ya es ganancia. El éxito es una hipertrofia de la autosugestión. Hay que creer en la incredulidad. 
Mi labor más importante es comunicar entusiasmo. En estos tiempos vertiginosos y terribles se requiere hacer una pausa para la reflexión, ya que es la única forma de nutrir el amor por la existencia cotidiana. 

El optimismo es gratis.

El objetivo durante mi diminuta conferencia ante al micrófono es magnificar la autoestima de cada uno hasta que se vuelva insoportable. Divulgar fórmulas colectivas que funcionen para el patético Yo individual. El mundo necesita consejos que fomenten las ilusiones; moralejas iluminadoras que compaginen con el trágico propósito de ser felices. 


Persigue  tus sueños mas no los alcances. Déjalos que caigan al abismo.

Con mi cátedra a pequeña escala sobre el arte de vivir dejo muy claro que la dicha existe en las cosas que no existen. Siempre cometemos los mismos errores porque nos dan miedo los errores nuevos, extraños. Debemos pugnar por ser una humanidad que mejora a cada momento.

Es preferible ser mala gente y no una pésima persona.

Me siento satisfecho con mi desempeño. Dejo a un lado la filosofía de cocina para dar con los pensamientos más profundos. No quiero que mi audiencia me confunda con un vendedor del método audiovisual y más dinámico de inglés o con un exótico líder místico que preconiza la paz entre todas las criaturas. Tampoco soy un entrenador  de basquetbol que machaca una y otra vez al equipo con las infalibles claves para el triunfo.
Mis compañeros de trabajo no se cansan de darme palmaditas en la espalda. En este oficio hay que saber mentir bien, de verdad, convincentemente.
He tenido mucho éxito. Recibo muchas llamadas telefónicas de felicitación en la cabina del estudio.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Voluntad de Yerro 5




º Herrar es humano.
  (Antiguo proverbio equino)

º El Amor es pura ciencia fricción.

º Los ángeles del cielo practican el sexo coral.

º Sé disciplinado: hay que atacar las reglas.

º Te amo tonto, que por eso me ves tanteando por ahí.

º Me arrojé al vacío pero ya estaba lleno.

º Mucho gusto en conocerla ¿podemos tuitearnos?

º Comer todo ese ceviche fue en verdad toda una ingesta heroica.

º Quise dar la cara pero al final di la barata.

º Si quieres que te explique el mito de Narciso cuenta conmiego.


º La Biblia es una redacción al absurdo. Lo prueba san Próculo, guerrero y mártir crucificado cuyo nombre fue un error de reducción: san Proculito.

º Mi sueño es tener algún día un negocio pro opio.

º Como todo médico, hice mi juramento de Hipócritas.

º Hay que intentar lo más absurdo para lograr lo impasible.

º Me fui navegando a lo largo de la costra.

º En el campamento nos vimos atacados por una plaga de incestos.

º Llegó tarde al curso de redacción por un problema de sin taxis.

º Al toparse con la Muerte quedó esputrefacto.

º En su momento, Jack el Destripador fue considerado un sujeto violador no identificado.

º Estoy loco por ti por eso te hablo a lo ido.

º "Sé realista", me aconsejó mi amiguito imaginario.

º Todos en la oficina tienen acsexo por esfínternet.




martes, 26 de diciembre de 2017

Exposición de un Coleccionista 7 (Circular nº 1)

Plagio es la primera palabra que se te ocurre. Aunque después de muchos esfuerzos se ha demostrado que esta obra de Oliver Mosset es una falsificación de Pi por radio al cuadrado de un geómetra ancestral de Dios sabe cuál civilización, yo la guardo en mi colección con mucho cariño. Algunos aseguran que la réplica es superior a la producción original. La adquirí en una subasta neoyorquina (tras pujas en extremo reñidas) por una cantidad que no pienso revelar. Se diría que es una obra radical: la raíz del despropósito.
La maestría en el manejo del compás es innegable (puede verificarse con un transportador); tales precisiones euclidianas no se ven tan a menudo. Su redondez tiene una gran cantidad de significantes: puede tratarse del círculo polar, de un círculo secreto, un círculo de empresarios, un círculo de tiza o como aseguran algunos, un círculo giratorio. Yo prefiero pensar en un círculo de amistades muy unido.
Sea lo que sea, el cuadro revela una inventiva e imaginación apabullantes que prueban que el arte pictórico, en efecto, requiere talento y mucha dedicación. Nada de trazos fortuitos o arranques de inspiración bohemia: arte puro. Tampoco se trata de esa "libertad artística" tan cacareada y de tan alta estima desde el punto de vista mercantil. Es toda una andadura espiritual y estética que acapara la proyección de lo Uno y de lo Otro con efervescencia del espacio tratando de reflejar un "no-se-sabe-qué" en el sentido iconográfico del término dentro del mecanismo mental del autor desde una perspectiva histórico-crítica más lo que se acumule durante la semana. Ustedes me entienden.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Vericuentos 15 (Licencia para matar a un personaje)



Entiéndeme bien, escritorzuelo: quiero que en la próxima página a más tardar acabes con ese personaje que me ha amargado la vida y a quien odio tanto No me importa cómo lo consigas ni que esto parezca un conjuro. Haz que se atragante y muera de asfixia cuando la mujer que amo le haga probar mi receta favorita pero cocinada para él. Que agonice lentamente por la picadura de un alacrán escondido en las botas que me robó. Ponlo a correr por las calles para que resbale al pisar mierda de perro callejero y se rompa la cabeza. Que sufra un infarto mientras se carcajea ante mi foto nupcial. Sería estupendo que fuera la víctima inaugural de una novela detectivesca sobre un asesino serial en ciernes, empujado al crimen por la infidelidad de su novia. Nada más alentador que saberlo cadáver putrefacto en un relato sobre un mosquito epidémico asolando una isla tropical. Apela a tu imaginación para una muerte innnovadora inyectándole tinta en las venas. Me regocijaría leer con todos los detalles, un pasaje en el que una congestión alcohólica lo despachara al otro mundo, no sin antes pasar por un bello estado de coma. Que  lo castraran las puertas de un elevador al cerrarse y muriera por una hemorragia idéntica a tu verborrea. Regálale un ejemplar del Kamasutra infectado con esporas de ántrax en cada capítulo, o un cachorrito chihuahueño lleno de pulgas con peste bubónica. Haz que lo aplaste una avalancha de tus obras completas e inéditas. Inspírate para que lo linchen todos los plagios que abundan en tus textos. Piensa en este genial golpe creador: que los errores ortográficos de mi mujer lo fulminen de vergüenza ajena.

Que se suicide ahorcándose con el cabello de su amante y esposa mía. Acaba con él. elimínalo. No me importa cómo lo hagas: bórralo de la trama.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Homo Lectoris 12 (Lectura Íntima - Roma)


Fue en Roma, al final de la república, cuando cobró auge la "lectura íntima". Tanto de estudio como de entretenimiento. El disfrute de los libros a puerta cerrada, en privado. Lectura por placer y de consulta profesional. 
No obstante, el leer con fines recreativos fue adquiriendo nuevos adeptos. Un público que sin ser intelectual o erudito (tampoco era inculto) acudía a las bibliotecas de gente rica para quienes el acopio de volúmenes era señal de distinción, o bien, un botín digno de un encubierto alarde. Al mismo tiempo, se llevaron a cabo grandes esfuerzos por alfabetizar a la población y lectores bisoños daban rienda suelta a su recién adquirida habilidad buscando libros de todo tipo: dramas, cocina, consejos para vivir, jardinería, religión, cosmética, literatura; en fin, lo mismo de hoy. La misma queja de siempre: demasiados libros. Aunque para muchos fueran un elemento decorativo (igual que ahora), no significa que no hubiese, aunque fuera una minoría, lectores entusiastas y aplicados que iban más allá de lo ornamental.
Los textos de historia tenían mucha demanda, en ellos se entremezclaban los hechos reales y los mitos. Los de filosofía eran coto de un público más reducido y especializado. Dominio de aquellos que consideraban el acto de "pensar" como algo concupiscente y a la vez divino: calistenia epicúrea.

Coexistían la lectura silenciosa y en voz alta. Hay que tener en cuenta que para los romanos la oratoria fue muy importante. Se prestaba gran atención a las pausas, al tono, énfasis, la viveza o lentitud de las frases. Los caracteres debían abandonar su naturaleza incolora y neutra. Dar vida a un pasaje con voz y ademanes era tan primordial como escribirlo. Sin embargo, poco a poco la lectura interiorizada y silente se fue extendiendo. Así cada quien eligió sus textos según sus confidenciales preferencias.
Cada quien dando vueltas, solo, en el patio de su propio manicomio.